sábado, mayo 31, 2008

se estremece.


Leeme como en un apartado y traé esa mano que me despeina porque mi reino se descompone y un par de piernas se cansan de mí. Realmente –vos sabés− nunca hubo ámbito, aunque las risas se nos vayan de las manos no hay poro que se deje colmar y me abro ahora porque la brisa me cuaja el líquido que acontece el arqueo estelar solitario. Habitar pasó a ser poblarme de conceptos que me deshacen, de seres imaginarios que corroen también mi inexistencia. Sin embargo un gato tiene el pecho hundido y se deja acariciar, ronronea porque le duele y se siente vivo. Recuerdo con él que maúllo para encontrarme en el externo que me moldea. No me hallo, no estoy porque me quemo chocándome con esta luz de neón y la más blanca acapara, la más blanca acapara toda esta sal que nos deja ciegos. Hay una razón; los mares se escapan, quieren formar otros relieves, lo necesitan y mi piel nunca alcanza. Igualmente fallo, arena tampoco es esto y nadie se eriza para rogar simplemente.

3 comentarios:

fanny dijo...

tu gata hermosa me llamo a firmarte el blog
meses que no firmaré uno !

M. dijo...

Firmo para que no diga lo que siempre dice.

Marlián Tole dijo...

Me cacho. El dia que empiece a drogarme voy a alegar que es con la intención de intentar comprender mejor tus divagues.