viernes, junio 13, 2008

sin séquito.


Todas las sábanas son mías, no me ahorques, todas las sábanas son mías. Los gestos caen con la noche, sospechan que hubo una tarde, una picazón entre mis dedos. Yo sé que por la ventana sólo vi una persiana baja y desteñida, las ramas de un árbol y arriba el cielo gris. Antes de la ventana mi cama deshecha. Ella es chica. ¿Vos tenés de dos plazas? Mi cama es chica. Toda ella está dentro de su piel. Nada falta y nadie se preocupa por el encastrar; alguien se derrama a la sombra del dios. Ella no baila, se engulle. Ella no baila porque de alguna manera busca convicción. Estalla, se estrella, se invoca.

2 comentarios:

Jana-chan dijo...

sbias que escribi algo en undiamasyvan? sabias que me gustan mucho mucho mucho muy la foto y el escrito? sabias que es porque lo leo en un remolino apresurado que baja, baja, baja pero no cae?

M. dijo...

dos!