miércoles, abril 28, 2010

-No todas las medivachas son aburridas, algunas pueden mancharse con algo de ron, justo ahí sobre el corte tan pulcro, tan limpio que te hizo el doctor para ocultar tu llanto.

Y quién sabe, quizás un día escribas llanto con ye y el mundo no quiera bailar más la conga entre los edificios que sufren el hacinamiento de manadas de búfalos roncandos hacia tu nombre. Y fuera los bolsillos partidos como los labios del frío,
royéndose en el vicio.




.

4 comentarios:

Homotonto dijo...

Se puede estar quieto y no sufrir
creeme.
Me lo estan enseñando
y a por ello voy.

Las y son mas violentas
pero mas certeras.

yo-yo

Mara Kosac dijo...

también están las que te pican y no te avisan, te pican en reuniones, en citas amorosas.
También las que se rompen apenas te rascás.

Quemado dijo...

Y...el tiempo, bueno -un tiempo- es algo que puede durar mucho. Igual por abajo de la tierra también se trabaja, tengo una antorcha, una botella de vino y varias biromes negras. Por ahora igual la poesía no aparece, pero no paro de sacar cuentos.

Vos te multiplicás: sacás fotos, escribís Y encima dibujás (o guionás).

Y es verdad. No todas las medibachas son aburridas.

Lux dijo...

bicharraca mala.
te encontré



cómo te quiero.