lunes, julio 07, 2008

brindarse.


Estabas loca. Te atemorizaba el mordisquear oscuro de esa que creyó estar hecha de vos y aún te despelleja para sentirse mejor intentando evadir sus molares. Ellos existen, pero ahora la sangre corre. Roerías vos también ajenas flores despreciables en medio de la inútil noche que te engulle. Estabas loca, ahora sólo estás perdida.

3 comentarios:

M. dijo...

Las manchas
no tienen por qué
irse.

M. dijo...

dos.

Suaznabar dijo...

Hermoso textito